viernes, 7 de agosto de 2009

Mejorar la experiencia de usuario

Estupenda idea la de vender trajes de baño a través de máquinas de vending en hoteles de playa.

Dejando de lado la rentabilidad del servicio, creo que es una manera estupenda de aumentar la experiencia del huesped de un hotel. Nadie va a ir al hotel por este servicio, pero todo aquél que esté, aunque no lo necesite, lo valorará enormemente. Y lo comentará. Esta cadena de hoteles ya tiene un "patito de goma", como describe Schmitt en Experiential Marketing.

Además, la estrategia de cobranding junto a Quicksilver no hace sino reforzar a ambas. Para la marca de bañadores es una fantástica aproximación a sus clientes: "me acuerdo de tí allá donde me necesites".

En eso consiste la creación de una experiencia holística. En la suma de pequeños -pero importante- detalles que hagan del uso de una marca una ocasión memorable.

Seguro que podemos encontrar el lado oscuro y crítico a la propuesta, pero hoy es viernes, estoy contento y esta tarde me voy al cine a ver Up -imagino que otra buena experiencia-.

C

No hay comentarios:

Publicar un comentario